Todos los pueblos tienen sus personajes y por supuesto, sus leyendas, el mio no es la excepción.
Desde chica escuché hablar de Bernabé Lucero "el salamanquero", dicen que era un hombre uraño, que vivía en el campo, sin ningún contacto con la civilización.
De buenas a primeras, aprendió a tocar la guitarra y lo hacía con virtuosismo, nadie podía explicarse cómo había aprendido, no tenía conocimientos musicales, ni siquiera una radio para escuchar....
Y así nació la leyenda...........
En el campo en el que Bernabé vivía, había una especie de cueva o salamanca, que llamaban "la cueva del diablo", dicen que Bernabé hizo alli un pacto con el diablo y que luego de pasar varias pruebas, entre ellas pelear con un toro, se le cumplió el deseo de aprender a tocar la guitarra.
En las escasas oportunidades en que venía al pueblo, interpretaba un variado y actualizado repertorio, para el asombro de los lugareños. Cuentan que se quedaba dormido tocando la guitarra...
Una vez un campesino le pidió que le enseñe y él le dijo "tenés que venir una noche al cruce de caminos, si sos hombre de coraje, vas a aprender", el hombre no se animó, pero aún hoy recuerda la conversación.
En 1967, Bernabé salió del campo, en el mismo momento en que se derrumbaba la cueva del diablo, estaba muy enfermo y lo trajeron para internarlo en el hospital, donde al tiempo murió, llevándose con él su secreto.
Su hermano cuenta que cuando fueron a buscarlo al campo, lo encontraron en un monte de molle y les decía que tenía que morir ahi. Años después de su fallecimiento, al lado de su sepultura en el cementerio, creció una planta de molle.
Es habitual escuchar esta historia en el pueblo, y aún queda gente que lo conoció personalmente.